Kuora

Kuora Kuora, nuestra preciosa galguita, nos ha dejado este fin de semana. La mala suerte se cebó en ella y cuando parecía que todo se le iba a arreglar, una hipersensibilidad al calmante que tomaba tras su operación se la llevó y una tarde, después de comer y de salir a hacer sus cosas, Kuora se quedó dormidita y ya no despertó. Ha sido un mazazo inesperado para todos los que la conocimos e intentamos ayudarla. Todo el mundo se volcó para ayudarla, pero la vida -o la muerte- tenían otros planes para ella. Siempre estarás en nuestros corazones, Kuora.